Menorca Britannia
Menorca Britannia logo

Menorca Britannia.

 
  • EnglishEnglish
  • EspañolEspañol

GEORGE FORBES (1685-1765), was an outstanding soldier but also a very capable seaman. In 1705 he was already a second lieutenant in the frigate TRITON, later captain of the frigate “LYNN”, he also commanded the 69 guns -SUNDERLAND.
Forbes had served as a brigadier in the Royal Cavalry at the palace of Queen Anne, who personally ordered his command of GRAFTON, a 70-gun ship, "for his excellent control and improvisation." The ship was moored at Barcelona.

In Barcelona in 1710 Forbes was ordered by the wife of Archduke Karl of Augsburg, in the absence of her husband who was in Vienna, to seize two Genoese ships which were in Cadiz laden with gold and silver from Spanish colonies in America, valued at $ 1,600,000. In this he succeeded and went with them to the port of Mahon. When the Austrian Queen ordered him to Barcelona with the treasure in order to fund the troops who fought against Philip V, he realized she was liaising with General Stanhope, his boss, who was fighting in the vicinity of Madrid.

On arrival the Spanish had just beaten General Stanhope in Brigüega and taken him prisoner. Forbes was also almost captured but managed to escape. Consequently a court case was brought against Forbes because Genoa was not at war against Britain and he was ordered to return their ships and cargos, with economic losses to Forbes. After this incident happened the command of the British expeditionary force in Spain had been taken over by the Duke of Argyle in 1712, He now ordered Forbes take the GREENWICH to patrol the Balearic Islands. At the fall of Mallorca to the hands of Felipe V, Forbes arrived just in time to evacuate the Austrian governor Ruby (who was later appointed as Austrian governor of Sardinia). He and his wife had their home in Mahon.
 Lord Forbes criticised the poor conditions and lack of progress of the extension works ordered for the castle of San Felipe and ensured the work be carried out properly, and aware that he would be appointed as the new commander of the castle of San Felipe, Colonel Clayton paid an amount to ensure this before taking office. He took over in autumn 1716. 

When Richard Kane had to return to London for consultations, Forbes, was sworn in as acting governor of Minorca, following the rules. "In nothing comparable to the strict and conscientious Colonel Kane, this brash and independent officer, who took the law into his own hands to perform trades and orders with absolute freedom."

He heard through diplomatic sources that a fleet of war ships was being prepared in Barcelona for an unknown destination. His assumption was that they were planning an attack to retake Menorca to regain the sovereignty even though the Treaty of Utrecht of 1713 had officially ceded the island to the British.  The Spanish convoy was actually destined for Sardinia to recover island for Spain from the Austrian Empire. However it “hoved to” at Menorca for eight days outside the port of Mahon and in front of the Castle of San Felipe thus raising alarm and Forbes immediately reinforced the castle with four battalions stationed elsewhere on the island. At last aware of the destination of the fleet this gave Forbes time to warn Ruby, his friend and governor of Sardinia of the impending attack allowing him time to escape before the landing of Spanish troops.

On his return to England in 1719, Forbes was entrusted with various diplomatic tasks and in 1733 he was sent as minister plenipotentiary to Empress Anna of Russia and the following year the Empress offered him the supreme command of the Russian Navy a post he declined. Since the year 1709 he was married to Mary Steward with whom he had two sons and a daughter, George Forbes became the most senior of the British Royal Army lieutenant generals.

THOMAS COCHRANE .- Was a brilliant British sailor who had a career marked by controversy. He entered the Royal Navy as a midshipman in 1793 and became famous as the commander of SPEEDY, with two following commands on the frigates PALLAS and IMPERIOUS. His £75,000 award for 30 prize ships taken in the Mediterranean made him a wealthy man.

It was in command of the frigate Imperious in 1808, when he demolished by artillery fire the tower of Son Bou on the south coast of Menorca. This coastal defence tower was the last to be constructed by the Spanish who had returned to Menorca after the Treaty of Amiens. Spain had not armed the tower with artillery as it was only the second year of the Spanish building this type in Menorca. (11 previously built by the British and three by the Spanish, still stand along the coast of Menorca as a testimony to the past.)

In 1805 he won a seat in Parliament as an independent anti-corruption and reform Member and remained for ten years, although at some point was forced to sea by the virulent attacks he had to endure in Parliament. His Parliamentary days were continually troubled finally being expelled from Parliament and the Royal Navy From the years 1817 to 1827 he served and fought aboard ships of the navies of Chile, Brazil and Greece in their wars of independence. Finally in 1832 Cochrane was reinstated in the Royal Navy with the rank of admiral. In 1851 he was sent to the West Indies and America station. He worked on improvements, invented gas lighting, steam propulsion and the use of smoke screens and gas in warfare as early as 1812. Cochrane died in 1869 at the age of 85 years, having written “Autobiography of a Seaman”, his own biography 1n the year of his death.

Admiral Collingwood

Collingwood was already the most prominent admiral of the Royal Navy when he was posted to command the British squadron in the Mediterranean, he had distinguished himself in the naval battle of Cape St. Vincent, under the command of Admiral Jervis with Nelson. Also, his action was decisive in Trafalgar, although the Admiralty had given Nelson overall command Collingwood was his deputy, and took the supreme command at Trafalgar when Nelson was prematurely killed, shortly after the start of the naval battle.

Collingwood finished off the task with the defeat of the French Admiral Villeneuve, this decisive confrontation upheld the supremacy and chivalry of the Royal Navy on the seven seas for years to come.

His skill in the training of crews was such that the Admiralty trusted him so much for his reputation of being very demanding in preparing his men for combat that he changed his ships often. He was very demanding of himself and his men, who were proud of the level reached in their training, and how quickly they were able to fire the guns of their ships. It is said that Collingwood crews became so good that the guns of their ships could be loaded and a broadside fired in less than a minute, which was a real feat. His enemies could only manage to do it in five minutes. That skill was undoubtedly the reason that on many occasions his gunners were able to score five hits to the enemy’s one.

In a 74- guns ship, including his flagship the guns were mounted 37 per side, which, if all fired at once on one side, the recoil would produce the effect of tipping the boat on its side, to obviate this effect Collingwood perfected the exercise of continuous firing rapidly one after another in succession Once fired the recoil is contained with ropes and manipulated back by men of his team. As the barrels were closed at the rear end, immediately after each shot these were cleaned with a sponge at the end of a pole which was introduced three times to extinguish all sparks and cool the barrel. This was also to cool the barrel to avoid the new charge igniting prematurely with fatal results. The powder charges, which were brought to the guns by young boys, "powder monkeys", were transported from the powder stores located forward and aft of the ship. Insertion of the powder charge was followed quickly with the projectile. The gun is then manhandled back to the gun ports with the muzzle aligned as necessary. Then the team leader carrying the piece of flint, would light the fuse that ignited the charge that drove propelled to the missile towards the enemy.

Despite the long periods spent on board, and the little time spent with his wife Sara, Collingwood adored his family, and only his love for King and country were the cause of many absences from home. He was a great friend of Nelson, despite their differences of character their personal conduct and family relationships.

Both admirals were the most prominent in the years of struggle against Napoleon Bonaparte, and certainly the naval victories in which they participated, contributed to the defeat of the French Emperor. Admiral Collingwood commenced his command of the British squadron in the Mediterranean after Trafalgar, in 1806, when Menorca had already been returned to Spain since 1802 and the Treaty of Amiens.

The main shore base of the Mediterranean Squadron was the Grand Harbour of Valletta on the island of Malta, conquered from Napoleon in 1801.

The war in Europe against Napoleon was virulent, Admiral Collingwood, needed to blockade the port of Toulon the main French Mediterranean naval base, and Malta was a long from it. He missed the status of the Port Mahon in which to harbour the Mediterranean Squadron and from where he could successfully blockade the French ports more effectively because of its proximity.>
The kidnapping of a Spanish royal family by Napoleon caused Spain to break their alliance with France, and they thought it was time that they should ally themselves with Britain against Napoleon.  However Collingwood needed this to happen sooner rather than later, in order to officially use Port Mahon to blockade the French Mediterranean naval base.

Thus on June 3, 1808, Admiral Collingwood in his ship arrived at the mouth of the harbour and he made contact with the Governor of Minorca, who in turn travelled to Palma where he gains permission for Collingwood to use the port for the blockade of Toulon.
In this way Collingwood anticipates the Spanish-British alliance, of which negotiations began officially in London on August 19, between the British Government and a representation of the Provincial Board, which had been set up by the Government of Spain, after the kidknapping of the Spanish royal family by Napoleon.

From 1809 Admiral Collingwood frequented Mahon harbour assiduously, as from here it was easy to report on a daily basis the movements of the French fleet at Toulon. At that time it became clear he was suffering a long and painful illness, possibly cancer of the stomach, which ended his life the following year and the fact that he stoically endure this illustrates his deep sense of duty. Even away from his family for so long. He was aware that the Admiralty required him to command the Mediterranean Squadron and continue its invinciblility in the battlefield.

Collingwood spent his last month’s living in the port of Mahon, in what is now the Hotel Admilrante, with his flagship the “Ville de Paris” at the foot of the cliff overlooking the port, while continuing to receive reports of movements of the French fleet at Toulon from his patrols, and ready to sail with the fleet to face the French port if they tried to sail.

It is therefore when thought to be dying that Collingwood was taken on board the Ville de Paris and setting sail from the Port of Mahon on March 6th, 1810 but died the following day March 7th. On board his ship, without having seen the final defeat of Napoleon to which he had contributed so much.

ADMIRAL NELSON

Nelson had little relation to Menorca and the port of Mahon, his visits were very sporadic. Even though in 1799, Vice Admiral Keith, on behalf of Admiral Jervis, Saint Vincent, the head of the Mediterranean fleet ordered him on three occasions to make all speed to Mahon with his squadron to join with the main Mediterranean Fleet. Nelson was undoubtedly a naval genius, but was rather undisciplined and at that time preferring to be in Naples disobeyed these orders. Nelson was a truly different character from his friend Collingwood who always followed orders to the letter. Such was Nelson’s reputation after his outstanding victory at the Battle of the Nile or Aboukir—Egypt against Bonaparte’s fleet in August 1798, he thought himself above the rest.

There were great threats in the Mediterranean and in the English Channel and Jervis required all the ships he could muster to ensure the integrity of the British Isles against Napoleon’s ambitious plans. In the Port of Mahon where Jervis’s Mediterranean Squadron was based, (Menorca being British again since September 1798), they were preparing to sail to blockade Cadiz.

In November Nelson returned to Naples where Queen Maria Carolina ruled the kingdom of her husband, against the French Republican murderers of his sister Marie Antoinette Queen of France. They supported the "friendship" of Lady Hamilton and Nelson by then he was constantly with Lady Hamilton, and through this friendship, Queen Maria Carolina controlled the admiral and his fleet. The officers who admired him were baffled by his behavior.

Eventually, it is believed, Nelson had an acrimonious meeting with Vice Admiral Keith (the then governor of Menorca) in Mahon in the November of 1799. A short stay while he took advantage of the dockyard services for repairs to his flagship “Foudroyant”.  Named after the French ship which had featured in the battle of Menorca in 1756 and which was eventually captured by the British at the Battle of Cartegena in 1758, being finally decommissioned in 1783.

The second “Foudroyant” was built at Plymouth Dock (now Devonport) and launched on 31st. March 1798 and served as Nelson’s flagship from June 1799 to June 1801.

Bryce Lyons

For Asociación Menorca Britannia

December 2010

GEORGE  FORBES (1685-1765)

Soldado destacado a la vez que marino, en 1705 era ya segundo teniente en la fragata TRITÓN, mas tarde capitán de la fragata LYNN, también mandó  la SUNDERLAND de 69 cañones.

La reina Ana, a la que había servido en palacio como brigadier de la caballería real, decretó personalmente su mando para el GRAFTON, navío de 70 cañones, destacándolo a Barcelona en 1710, “ por sus excelentes de mando e improvisación”. En Barcelona se encontraba la esposa del archiduque Carlos de Ausburgo, en ausencia de su marido que se encontraba en Viena , le ordenó apresar a dos naves genovesas que se encontraban en Cadiz cargadas de oro y plata procedente de las colonias españolas de América, valorado en 1.600.000 dolares. Así lo hizo y marchó con ellas al puerto de Mahón. 

 Cuando la reina austriaca le ordenó llevar el tesoro a Barcelona para financiar a sus  tropas que luchaban contra Felipe V, comprendió que debía consultarlo con el general  Stanhope, su jefe, que estaba luchando en  las proximidades de Madrid. A su llegada los españoles acababan de vencerlo en Brigüega y apresarlo. También Forbes casi cae prisionero pero logra escapar.

El asunto trajo consecuencias judiciales contra Forbes, porque Génova no estaba en guerra contra Inglaterra y  tuvo que devolver los barcos con su carga, lo que tuvo pérdidas económicas para Forbes.

Después de este incidente pasó a las ordenes del duque de Argyl que se había hecho cargo en 1712, como nuevo jefe británico en de las fuerzas expedicionarias en España. Ahora Forbes pasó a mandar el GREENWICH patrullando las Baleares. A la caída de Mallorca en manos de Felipe V, llegó a tiempo para llevarse al gobernador austriaco Rubí que posteriormente fue destinado como gobernador austriaco de Cerdeña. Desde 1710 su mujer y tenían su casa en Mahón.

                      Castillo de San Felipe después de los tiempos de Lord Forbes, cuando se habían atendido sus quejas de mal estado de las obras de ampliación.

Enterado que iba a ser nombrado un nuevo comandante del castillo de San Felipe, pagó al coronel  Clayton una cantidad para ocupar su cargo, haciéndose cargo en otoños de 1716. Cuando marcha Kane a Londres, Lord Forbes, queda investido como gobernador interino de Menorca, según las disposiciones vigentes. “En nada comparable al estricto y concienzudo coronel Kane, este impetuoso e independiente oficial, que tomaba la Ley por su mano al interpretar oficios y ordenes  con la más absoluta libertad”.

En Barcelona se preparaba una expedición naval de desconocido destino que se elucubraba que podía estar destinada a recuperar la isla de Menorca, que después de Utrecht había pasado a soberanía británica. El convoy estaba destinado a recuperar Cerdeña para España arrebatando la isla  al Imperio  austriaco, pero al pasar por Menorca se detuvo ocho días  delante del puerto de Mahón y el castillo de San Felipe, levantando la alarma consiguiente y haciendo que Forbes reuniera en el castillo los cuatro batallones de guarnición en la isla. Enterado del destino de la escuadra estuvo a tiempo de avisar a Rubí, gobernador de Cerdeña y amigo suyo, que pudo escapar a tiempo antes del desembarco de las tropas españolas.

A su regreso a Inglaterra en 1719, se le encomendaron tareas diplomáticas i en 1733 fue enviado como ministro plenipotenciario ante la Emperatriz Anna de Rusia y al año siguiente la zarina le ofreció el mando supremo de la Marina rusa que él declinó.

Desde el año 1709 estaba casado con Mary Steward con la que tuvo dos hijos y una hija, el mayor George llegó a teniente general del Royal Army.

THOMAS COCHRANE .- Es un brillante marino británico que tuvo una carrera plagada de controversia. Entró en la Royal Navy como midshipman  en 1793 y se hizo ya famoso con el mando del SPEEDY ,  con sus dos mandos siguientes en las fragatas PALLAS e IMPERIEUSE llegó a alcanzar las  L 75.000  de premio por sus capturas que en el Mediterraneo pasaron de ser  50 embarcaciones.  

Precisamente en estos al mando de la fragata  IMPERIEUSE, el año 1808, demolió la torre de Son Bou en la costa meridional de Menorca, última torre de defensa costera cpnstruida por los españoles que habían regresado a Menorca por la Paz de Amiens.  España no había guarnecido la torre ni artillado siendo la postrera torre de este tipo construida en Menorca 11 por los ingleses y tres por los españoles, aún permanecen en pie en las costas de Menorca como testimonio del pasado.

En 1805 gano u puesto en el Parlamento como independiente contra la corrupción y reforma y se mantuvo diez años, aunque en algún momento se le envió al mar por sus virulentos ataques en el Parlamento. Su estancia en el Parlamento fue conflictiva siendo al final expulsado de la Royal Navy y del Parlamento.

Desde los años 1817 a 1827 luchó a bordo de la Marinas de Chile, Brasil y Grecia en sus guerras de Independencia, al fin en 1832 Cochrane ringresó en la Royal Navy con el rango de Almirante. En 1851 mandó la  West Indies and America station. Inventó mejoras en la iluminación de gas, propulsión a vapor y popuso el uso de cortinas de humo y la guerra de gases tan pronto como en 1812.

Cochrane muere en 1869 a la edad de 85 años, escribió AUTOBIOGRAPHY OF A SEAMAN, su propia biografía publicada en el año de su muerte. ,   

 Almirante COLLINGWOOD

Era ya el mas destacado almirante de la Royal Navy cuando fue destinado a mandar el escuadrón británico del Mediterráneo, se había distinguido en el combate naval del cabo San Vicente, a las órdenes del almirante Jervis,   junto a Nelson.  También su acción fue decisiva en Trafalgar, aunque el Almirantazgo le dio el mando a Nelson - que era más moderno – el fue su lugarteniente, que alcanzó el mando supremo en Trafalgar cuando Nelson murió, poco después de iniciado el combate naval. Collingwood remató la tarea con la derrota del almirante francés Villeneuve, y terminó con caballerosidad el decisivo enfrentamiento que confirmó la supremacía de la Royal Navy en los siete mares.

  Su destreza en el adiestramiento de las tripulaciones era  tal, que el Almirantazgo confiaba en él tanto  que le cambiaba de embarcación con suma frecuencia, por su fama de ser muy exigente en la preparación de sus hombres para el combate.

Realmente era muy exigente consigo mismo y con sus hombres, de los que estaba orgulloso por el nivel alcanzado en su instrucción, y la rapidez que conseguían al disparar los cañones de sus buques. Se dice que Collingwood consiguió que los cañones de sus barcos fueran cargados y disparados en menos de un minuto, lo que era una verdadera proeza,  porque sus enemigos solo conseguían hacerlo en cinco minutos. Esa destreza sin duda fue la razón de muchos de sus éxitos al conseguir cinco impactos más que el enemigo.

En un buque de línea de 74 cañones, como el Ocean  su buque insignia mediterráneo,  se montaban 37 por banda, que no debían dispararse todos a la vez los de un costado, porque ello produciría un potente efecto de vuelco en el barco, debían dispararse  sucesivamente, en forma de fuego continuo uno tras otro.

                             .

Una vez disparado el cañón el retroceso se contenía con cuerdas y la maniobra de los hombres de su equipo. El cañón que iba cerrado por su extremo posterior, inmediatamente después del disparo se limpiaba con una esponja al extremo de un atacador que se introducía tres veces para apagar todas las chispas y enfriar el tubo para que al cargarlo no se produjese el encendido de la nueva carga involuntariamente. Los paquetes de carga de pólvora, que eran traídos a la pieza por jóvenes, “monos de pólvora”, para cada disparo, eran transportados desde los almacenes de pólvora situados a proa y popa de los  barcos. Después de introducida la carga de pólvora, se hacia lo mismo con el proyectil y unos paquetes de trapos colocados a toda velocidad. El cañón a continuación se avanzaba a las ventanas por donde asomaba la boca de fuego del cañón. Entonces el jefe del equipo de la pieza cargaba el oído de pólvora y con el pedernal encendía la mecha que iniciaba el fuego que trasmitido a la carga impulsaba el proyectil hacia el enemigo.

A pesar del tiempo vivido a bordo, y del poco que pudo pasar al costado  de Sara su mujer, Collingwood adoraba a su familia, y solo el amor a su Rey y a su país fueron la causa de las muchas ausencias de su hogar. Fue un gran amigo de Nelson, a pesar del contraste de su carácter y  conducta personal y de  sus relaciones  familiares. Ambos almirantes fueron los  más destacados en los años de lucha contra Napoleón Bonaparte, y sin duda las victorias navales en las que participaron, contribuyeron a la derrota del Emperador francés.

El almirante Collingwood inició el mando del escuadrón británico del Mediterráneo después de Trafalgar, en 1806, cuando Menorca había sido ya devuelta a España desde 1802 por la paz de Amiens. La base del escuadrón era el puerto de la Valetta en la isla de Malta, conquistada a Napoleón en 1801, quien la había ocupado poco antes arrebatándola a los caballeros de la Orden de Malta.

La guerra en Europa contra Napoleón seguía con virulencia, el almirante Collingwood, precisaba bloquear el puerto de Tolón base naval francesa del Mediterraneo, y Malta quedaba muy alejada de ella. Añoraba la situación del puerto de Mahón para que su escuadrón mediterráneo mantuviera el bloqueo con más eficacia por su proximidad.

El secuestro de la familia real Española por Napoleón hizo que España rompiera su alianza con Francia, y pensó que había llegado el momento de que la Gran Bretaña llegara a ser aliada española contra Napoleón, pero deseaba que eso fuera pronto, para poder emplear el puerto de Mahón para el bloqueo de la base naval francesa del Mediterráneo. Así el  3 de junio de 1808, el almirante en su navío el Ocean llega a la boca del puerto y  establece contacto con el Gobernador de Menorca, que a su vez se traslada a Palma donde consigue autorización para que Collingwood pueda emplear el puerto en el bloqueo de Tolón.

Collingwood consigue de esta manera anticiparse a la alianza hispano-británica, cuyas conversaciones se iniciaron de forma oficial en Londres el 19 de Agosto, entre el Gobierno británico y una representación de las Juntas Provinciales, que se habían hecho cargo del Gobierno de España, después del secuestro de la familia Real española por Napoleón.

A partir de 1809 el almirante frecuentaba el puerto  de Mahón con asiduidad, porque desde aquí estaba informado a diario de los movimientos de la flota francesa de Tolón. Por esas fechas ya era patente su dolorosa y larga enfermedad, posiblemente cáncer, que acabó con su vida al año siguiente y que sin duda su sentido del deber hizo que la soportara estoicamente, alejado de su familia, por su gran sentido del deber, y era consciente de que la Gran Bretaña lo necesitaba al frente del escuadrón mediterráneo mientras Napoleón siguiera invencible en los campos de batalla.

Sus ultimos tiempos vivió en el puerto de Mahón, en lo que ahora es el Hotel Almirante, con el Ville de Paris al pie del acantilado del puerto, teniendo constantes noticias de los movimientos de la escuadra francesa de Tolón por sus patrulleros, y dispuesto a acudir con sus barcos  a enfrentarse a los franceses si salan del puerto.

Por ello se encontraba en el puerto de Mahón cuando ya moribundo, zarpó  en el Ville de Paris del puerto de Mahón el 14 de Marzo de 1810, y aquella misma tarde murió a bordo de su buque, sin haber podido ver la derrota de Napoleón a la que tanto había contribuido.

NELSON           

ABOUKIR             Agosto de 1798

Nelson tuvo escasa relación con Menorca y su puerto de Mahón, donde estuvo esporádicamente por poco tiempo, a pesar de que el vicealmirante Keith, en nombre del almirante Jervis-Saint Vincent, su jefe de la escuadra mediterránea,  en 1799, le convocó por tres veces sin ser obedecido. Nelson sin duda un genio Naval, era bastante indisciplinado, y en aquel momento prefería estar en Nápoles. Su gran amigo Collingwood era distinto a él, un gran marino también  pero sin su personalidad. Años después 1805, intervinieron en la batalla naval de Trafalgar, donde murió Nelson y la batalla acabó ganándola Collingwood.

Nelson                     Combate Aboukir   

Expedición a Egipto de Napoleón.

En febrero de 1798, Bonaparte desiste de la invasión de Inglaterra, y fuerza al Directorio a aceptar su expedición a Egipto. La escuadra la forman: 13 navíos con el buque insignia Orient 120 (mayor del mundo) y 30 transportes para embarcar 300.000 hombres. Participa el almirante Briux y los contraalmirantes Villeneuve, Blanquet y Decrés (recién salidos de prisión por realistas). Napoleón de Jefe zarpará con la expedición desde Tolón.

La Royal Navy llevaba 18 meses fuera del Mediterráneo,  Jervis con sus barcos bloqueaba el puerto de Cadiz, incorporado Nelson restablecido de sus heridas de Santa Cruz le envía el 24 de mayo con tres navíos y tres fragatas a vigilar el puerto de Tolón para espiar a la escuadra francesa y a continuación le envía 10 navíos mas. Una tempestad desarbola el Vanguard de Nelson dificultando la misión de localizar la escuadra francesa que el 24 había partido con rumbo al Mediterraneo oriental, pero que Nelson no logra descubrir al zarpar por el temporal previo que había desorganizado su escuadrón. Nelson sabe después que los franceses han ocupado Malta a los caballeros de San Juan, Nelson se dirige hacia Levante, destino probable de la escuadra de Napoleón el 19 de Junio. El 28 de junio, Nelson llega con sus barcos a Alejandría donde no encuentra aún a  los franceses, que todavía no han llegado, y Nelson regresa  hasta llegar a Sicilia volviendo a Egipto al no encontrarlos en la isla. Llega el 1 de Agosto a Alejandria y ahora si encuentra el puerto repleto de barcos franceses, y algo mas al Norte, en la bahía de Aboukir, está fondeada la flota francesa.

Napoleón había situado en Aboukir su  flota en disposición para el desembarco de los regimientos, sin considerar la defensa ante un  ataque, las  fragatas no estaban vigilando las rutas de acceso, no creía el corso  en un ataque inmediato, pensaba tendría tiempo de desplegar. No obstante Nelson ordenó el ataque inmediato a sus barcos, que entraron por la boca sur de Aboukir, el buque de vanguardia rodeo a los franceses y viró sobre la costa al llegar al último barco francés los tres navíos ingleses siguientes realizaron la misma maniobra mientras el resto se situó al costado exterior de los franceses, quedando estos entre dos fuegos. Los barcos franceses mas débiles situados en cabeza recibieron el mayor castigo sin que pudieran ser auxiliados. Los ingleses avanzaron hasta el Orient, que dañó seriamente al Bellerophon que quedó fuera de acción, por su parte el Orient se incendió explosionando después interrumpiendo la lucha por un espacio de tiempo. La batalla se reanudo mas tarde pero Villeneuve no acudió en su ayuda. A la mañana siguiente el almirante huyó con dos navios  y 2 fragatas, dejando entre hundidos y apresados 12 barcos. Nelson dijo: “Victoria no es una palabra suficiente para definir tal catástrofe” (20).

 En Europa la noticia propició otra coalición contra Francia (22) Turquia declaró la guerra y Rusia envió una escuadra mandada por el almirante Ushakeif, que sitió a la guarnición francesa de Corfú (23)

Las dos Sicilias fueron las mas beneficiadas y la llegada de Nelson a Nápoles causó gran euforia, pero a Horacio le irritaba aquel pueblo de violinistas y poetas, putas y bribones. El 15 de Octubre fue a estrechar el asedio de Malta en que los isleños tenían encerradas a las tropas francesas. En noviembre volvía a Napoles donde la reina Maria Carolina gobernaba el reino de su esposo, en contra de los republicanos franceses asesinos de su hermana Maria Antonieta reina de Francia. Apoyó la “amistad” de Lady Hamilton y Nelson. El 28 de Noviembre Nelson rendía Legorn, y el rey entró en Roma, el contrataque francés llegó una semana después, y el rey marchó a Palermo, Austria rompió la promesa de coaligarse, y Nelson fracasó en sus intentos diplomáticos.

En aguas de Inglaterra, el almirante Bridport y su flota del Canal continuaban su vigilancia sobre Brest a lo largo de 1798 y 1799. Al contrario que Howe, Bridport creía en abundantes patrulleras, pero su bloque no fue suficiente debido al deterioro de sus barcos durante cinco años de guerra, y escasez de fragatas. Como resultado la escuadra francesa encontró oportunidades de salir de Brest, incluso en verano. Spencer estaba ansioso de reemplazar a Bridport teniendo en cuenta “que sus energias y otras cualidades están agotadas”  pero no hallaba el sustituto idóneo. En la primavera de 1799, la flota francesa de Brest, se preparaba para salir probablemente para el Mediterraneo, pero la prioridad para Bridport era Irlanda. El 26 de abril el vicealmirante Bruix zarpó de Brest. Una fragata británica le vió pero la bruma ocultó su señal, y Bridport hizo rumbo al Norte, el rumbo de Bruix se confirmó al sur con mas barcos de los previstos.

En el Mediterraneo el escuadrón de Jervis,  (el puerto de Mahón era  británico desde septiembre de 1798), bloqueaba Cadiz .  Cuando la escuadra de Bruix se aproximaba, el viejo almirante estaba enfermo en Gibraltar, y el vicealmirante Keitz estaba a cargo del escuadrón británico. El 3 de mayo apareció Bruix con 24 barcos de línea (incluidos 5 barcos españoles agregados en Ferrol). El almirante español Mazarredo tenía en el puerto de Cadiz 28 barcos, y el vicealmirante Keith con solo 15, estaba entre dos fuegos pero formó su escuadrón en línea de batalla y esperó el ataque de Bruix que sin atacar continuó su marcha rumbo al Mediterraneo, donde esperaba socorrer al ejercito de Bonaparte en Egipto. ( la versión  mía en mi libro - Base Naval - es que iba a unirse  al escuadrón español de Cartagena, que desde Mallorca  transportaría a las tropas de la ROMANA acampadas allí para  reconquistar Menorca para España). El contraalmirante Duckworth tenía- 4 - barcos en Menorca, Nelson tenía - 3 - en Malta y – 4 – en Nápoles, próximos – 4 – portugueses y – 3 – napolitanos, Sidney Smith – 2 – mas y el almirante Ushakv tenia – 12 – en Corfú. Era preciso reunirlos antes de que Bruix los fuera derrotando sucesivamente por separado. Keith los concentró en Menorca y Bruix entró en Tolón donde recibió nuevas ordenes, por lo que después se retiró al Atlantico reuniéndose con Mazarredo al pasar frente a Cadiz. Ambas escuadras entraron en Brest el 8 de Agosto, y Keith llegó poco después frente a Brest. Bruix había perdido la oportunidad de cambiar el rumbo de la guerra en el mar.

Nelson en esta crisis mediterránea, estuvo ausente de la escuadra de Keith, había desobedecido tres ordenes de reunirse con la escuadra. Por entonces estaba constantemente junto a Lady Hamilton, y a través de ella, la reina Maria Carolina controlaba al almirante y a su escuadra. Los oficiales que le admiraban estaban desconcertados de su conducta.

En marzo de 1799, mientras Bruix navegaba por el Mediterraneo, Sidney Smith con dos navíos vigilaba a Bonaparte que avanzaba por el norte de Siria y tomó parte en la defensa de Acre. El 25 de Agosto Napoleón se hizo a la vela en una pequeña corbeta logrando burlar a los ingleses y llegar a Francia. Napoleón estaba en contacto con los realistas pero al fracasar los contactos,  Napoleón se proclama Primer Consul de Francia con efectividad de Soberano.(32)

Cuando Bruix regresa a Brest en Agosto una semana antes de Keith, que le sigue los pasos, los franceses alcanzan a controlan el Canal, pero pronto los barcos de Brigeport de nuevo alcanzan el dominio que pasa a ser británico. El viejo almirante Jervis-Saint Vinncent mandará la escuadra británica del Canal con total superioridad e imponiendo la fuerte disciplina que le caracterizaba. Exigía a la flota practicar cada noche, el virar a toda la formación. Saint Vinncent se puso enfermo, pero no quiso dejar el mando del Canal, y escogió una residencia sobre la costa del Canal desde la que observaba constantemente sus barcos. Collingwood dijo: “ estar bajo sus ordenes era una buena escuela de humildad”. La escuadra británica empleaba la propia costa francesa para guarecerse e incluso pintar sus barcos en 1800.

En el LEVANTE, Sidney Smith hacia “filigranas” para no ofender a Jervis ni a Nelson sus superiores. En 1800 tuvo problemas con ellos, cuando por propia iniciativa quiso ayudar a las tropas francesas que odiaban a Bonaparte,  que les había abandonado en aquellas tierras y había regresado a Francia.  El general Kleber,  que le había sucedido en el mando no ocultaba sus antipatías hacia Bonaparte, hasta que en junio fue asesinado. Francia envía otra expedición en enero de 1801, Gantaume salió con 7 barcos de Brest sin ser detectado y como Bruix meses antes se refugió en Tolón sin alcanzar el Levante.

Francisco Fornals Villalonga

Para

Asociación Menorca Britannia